• Elfilosofar es quizás la primera forma de conocimiento propiamente humano, que eclosiona en la antigüedad griega y se ha desarrollado casi incesantemente hasta nuestros días. Desde sus inicios hasta la actualidad la educación y todas sus cuestiones anejas han ocupado un lugar central, en razón del carácter esencialmente humano de la educación y la cultura. Si bien la constitución como disciplina de la filosofía de la educación es un hecho reciente, sus raíces se hunden en las primeras manifestaciones del conocimiento filosófico y, por tanto, antecede a cualquier otra de las disciplinas que constituyen el saber pedagógico o de las actuales Ciencias de la Educación.

    La propuesta es un entramado entre la disciplina como tal y la aplicación de sus conceptos y saberes a los problemas y configuraciones actuales que podemos observar en nuestra realidad individual, social, institucional y cultural. Quizás lo primordial se focalice en la consideración y apropiación de los modos únicos del pensamiento filosófico, en su perspectiva y metodología disciplinaria. En un ejercicio mental que libere del aquí y el ahora, pero no para abandonarlo, sino para desentrañar sus causas constitutivas y reconocer sus diversas manifestaciones, clarificando, problematizando, criticando y enriqueciendo la práctica educativa.

    La trayectoria temática propuesta no pretende una cobertura completa y acabada de todas las cuestiones y problemas que caen bajo la mirada escudriñadora de la observación y el análisis filosóficos, aunque sí se propone acceder a todos aquellos que presentan un efecto decisivo en el desenvolvimiento del fenómeno de la educación y la toma de conciencia y empoderamiento de sus actores o agentes.